sara-lopez-eventos

 

 

Si habéis llegado hasta aquí es que deseáis saber más sobre mí y mi trayectoria profesional. Muchas gracias por vuestro interés y ahí va mi presentación.
Cuando pienso en cómo he llegado a crear mi propio blog especializado en eventos y protocolo haciendo especial hincapié en el protocolo asiático, creo que ha sido por un lado, fruto de la tenacidad y por otro, el destino. Después de preparar la carrera diplomática durante 10 años decidí que era el momento de dar un giro a mi vida y dedicarme a aquello que realmente me motivara para convertirlo en mi modo de vida.

Desde el primer momento aparecía el tema del protocolo y los eventos, pero con un matiz: siempre me ha gustado mucho la cultura asiática pero por falta de tiempo posponía cualquier actividad que tuviera relación con este tema. Me encontraba en aquella situación en la que tantas veces os habréis visto muchos de vosotros donde lo único que os repetís a vosotros mismas es “cuando tenga tiempo lo haré”. Pues bien, durante 10 años siempre pensaba que en cuanto pudiera estudiaría otros idiomas y me apuntaría a cursos para conocer la cultura asiática.
Me costó 10 años pero al final ese momento llegó y desde entonces no he parado. Durante este tiempo he tenido la oportunidad de estudiar chino, hindi, indonesio y birmano. Además he podido adquirir un mayor conocimiento de las costumbres y tradiciones de los países asiáticos especializándome en el protocolo de china y de la India.
A pesar de todo este conocimiento sentía que necesitaba algo más que funcionara como amalgama con lo que decidí cursar el Máster de Protocolo, técnicas de Organización de Eventos y Gestión de Congresos. Esta especialización me ha permitido entrar en contacto con un mundo que me fascina y al mismo tiempo he podido consolidar y ampliar mis conocimientos sobre este tema. Del mismo modo, me gusta la idea de compartir experiencias y conocimientos que creo pueden resultar interesantes y útiles.
En el fondo creo que en la vida las cosas nunca pasan porque sí. Todo tiene una razón de ser. En mi caso tuvieron que transcurrir 10 años hasta que finalmente decidí que había llegado el momento de plantearme qué quería en la vida, fui a por ello y gracias a la gente que me rodea y a aquellas personas que se han ido cruzando en mi camino al final he conseguido dedicarme a aquello que realmente me hace levantarme cada mañana y sentir que soy una afortunada.